Fuerza de voluntad - 4UP Partners
15617
post-template-default,single,single-post,postid-15617,single-format-standard,qode-listing-1.0.6,qode-lms-1.0,qode-social-login-1.0.1,qode-music-1.0.1,qode-news-1.0.4,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0.2,qode-tours-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.6,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.1,vc_responsive

Fuerza de voluntad

Fuerza de Voluntad para Superar Parálisis Cerebral

Fuerza de voluntad

Acabo de recibir un vídeo en uno de los grupos de whatsapp. En este caso, a través del de mi familia política al que denominamos Grupo 17 (en razón al número de sus componentes). El vídeo lo envía mi cuñado que, por sus magníficas habilidades sociales y su pertenencia a varios y fructíferos grupos de whatsapp, es una fuente inagotable de mensajes.

En este vídeo, el guitarrista estadounidense Mark Johnson, da una peculiar Master Class de Guitarra a un grupo de estudiantes españoles.  Con su ejemplo les ayuda a comprender lo más importante para llegar a tocar bien un instrumento musical como la guitarra: tener fuerza de voluntad.

La fuerza de voluntad

La fuerza de voluntad es la fuerza del querer o de quererlo con fuerza. Se trata de una cualidad entrenable. La historia está llena de ejemplos de ella (hazañas, logros imposibles, descubrimientos increíbles, etc.). Está vinculada con las metas porque de no estarlo, sería una pura aspiración idílica. Requiere claridad de ideas, porque sin ella no es fácil delimitar los objetivos personales,  catalizadores de las aspiraciones individuales. Y, por último, el afecto, la apetencia, el disfrute anticipatorio por lo que será y por lo que necesito hacer para conseguirlo. Esta vis (fuerza, energía) que nos sostiene en el empeño y nos permite superar los obstáculos.

Igual que Mark, también lo quiso con fuerza el Hoyte Team, formado por Rick y su padre, Dick Hoyt. Rick sufrió parálisis cerebral al nacer. En 1977 Rick quería participar en una carrera solidaria en favor de un deportista que quedó paralítico. Su padre, Dick Hoyt le ayudó. Decidieron preparar un maratón. Entrenaron 5 horas diarias/5 días a la semana y Rick tuvo que aprender a nadar. Sus marcas: 200 triatlones,  6 Ironman (3.800 metros nadando a mar abierto, 180 km. En bicicleta y 42,195 Km corriendo) y 60 maratones.

En 2011, a los 70 años, Dick tuvo que retirarse por problemas coronarios. Rick se graduó en la Universidad. Hoy, dan charlas por todo el país. Un periodista le preguntó a Rick: “¿Qué desearías darle a tu padre? – Que él se siente en una silla y que yo pueda empujarlo” (tomado del libro: La muerte del egoísmo de Pepe Álvarez de las Asturias, Editorial Palabra).

No Comments

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies